Batacazo en el Nuevo Gasómetro

Central Córdoba de Santiago del Estero sorprendió a San Lorenzo, en su estadio, y le proporcionó una goleada por 4 a 1, con goles de Jonathan Herrera, Lisandro Alzugaray -2- y Marcelo Meli.
Por la novena fecha de la Superliga, se enfrentaban en el Bajo Flores, San Lorenzo y Central Córdoba. El local necesitaba la victoria para acercarse a Boca y no perderle pisada en la lucha por el campeonato. Los visitantes querían repetir la victoria de la fecha pasada, para así, poder salir de la zona de descenso.

En una tarde espléndida para presenciar el partido, los santiagueños salieron con todo para dar el “golpe” de la fecha. Gervasio Núñez parecía ser la clave del partido para los de Coleoni. Se lo veía muy “enchufado” y muy rápido al habilidoso volante. Aunque, el “yacaré” no supo definir las tres más claras que tuvo, lo cual hubiese sido de gran ayuda en el trámite del partido.

A todo esto, San Lorenzo no inquietaba y parecía muy inconexo en su funcionamiento. Las cosas se pusieron aún peor. Tras un despeje de Quilez, Herrera le ganaba en velocidad a Ferrari, quien lo sujetó de la camiseta y le impidió definir al delantero mano a mano con Navarro. Pitana no lo dudó, lo expulsó y Pizzi no lo podía creer.

Inmediatamente, San Lorenzo rearmó la defensa con el ingreso de Gonzalo Rodríguez. Aunque, los problemas en la defensa no mejoraban y los dirigidos por Coleoni merecían, ampliamente, estar ganando el partido.

Minutos más tarde, tras un excelente pase de Alzugaray que rompió con la defensa azulgrana, Herrera definió con sutileza contra Navarro y se hacía justicia a los treinta y un minutos del primer tiempo. La felicidad de Coleoni era inmensa, pero trataba de transmitirle calma a sus jugadores porque todavía quedaba mucho en juego.

San Lorenzo seguía en un mar de dudas. No le encontraba la vuelta al partido, más allá de alguna chance Nicolás Blandi. No mucho más para los de Pizzi en este primer tiempo.
En la segunda parte, el ciclón buscaba más por intención y orgullo, debido a que seguía sin profundidad en su juego. El ferroviario seguía desperdiciando situaciones de gol y Coleoni comenzaba a fastidiarse.

Así fue, tras un mal despeje del “Coto” Correa, Bruno Pittón marcaba un golazo a los veinticuatro minutos para decretar el empate transitorio de los de Boedo. Parecía que San Lorenzo lo podía ganar por empuje y localía, era el momento.

La alegría de los hinchas locales no duró mucho, ya que, tras un pase en profundidad de Gervasio Núñez, Alzugaray se la picó a Navarro y la pelota entraba a centímetros del palo izquierdo. Los visitantes volvían a estar arriba del marcador.

San Lorenzo había adelantado las líneas y empezó a dejar muchos espacios. Por eso, a los cuarenta y un minutos Marcelo Meli, quien había ingresado hace minutos, la clavó en un ángulo y definió el partido. Ahora así, Gustavo Coleoni estaba tranquilo y miraba hacia el cielo dando las gracias.

No fue todo, faltaba un gol más. Tras otra contra aprovechada, Alzugaray lo cambiaba por gol a los cuarenta y seis minutos. Todo terminado en el Gasómetro.

Una tarde negra para San Lorenzo. Sus hinchas en las tribunas se lo hacían saber. “El domingo tenemos que ganar”, cantaban los locales refiriéndose al clásico de la décima fecha contra Huracán. Aunque primero, tiene mucho por mejorar teniendo un plantel con tanta calidad.

Los santiagueños lograron dar el batacazo. También salieron de la zona de descenso, un alivio para los recién ascendidos.

Un tren bala pasó por Buenos Aires…

Comentarios