¿Porque no puede como visitante?

Villa Dálmine como local en lo que hasta ahora es el campeonato de la Primera Nacional se encuentra invicto, teniendo como resultado tres victorias y un empate, con 10 puntos en la tabla general. Las importantes victorias frente a Instituto de Córdoba, Gimnasia y Esgrima de Mendoza y Deportivo Riestra dejan entrever buenas sensaciones, también el empate contra Almagro donde se dio un encuentro muy parejo que pudo ser para cualquiera de los dos.

Cuando toca subirse al colectivo o avión para ir rumbo a jugar como visitante, la historia cambia por completo. En sus últimas dos presentaciones fuera de casa se ha traído dos derrotas muy duras de Tucumán y Junín, pero muy diferentes entre si cuando son analizadas bien en profundidad. Contra San Martín fue superado desde el juego propuesto por el local a través de pelotazos y la segunda pelota, tuvo más chances de ganarlo. El viola no genero situaciones claras de gol durante los 90 minutos y le llegaron mucho en la propuesta incómoda del santo tucumano, que se llevaría 3 puntos en el minuto adicionado con gol de Luciano Pons, ex Flandria.

                        Catriel Sánchez con el balón ante la marca del lateral derecho, Pier Barrios.

En la previa del partido con Sarmiento, de antemano se sabia que Lucas Bovaglio no contaría con un jugador fundamental como Matias Ballini en el eje de la mitad de cancha. Tras este inconveniente se recurrió al cambio de esquema con Marcos Arturia dentro del 11 acompañando a Catriel Sanchez en la delantera, para pasar a un clásico 4-4-2. Esto genero que el elenco de Campana tuviese otro juego siendo más directo, donde genero las chances más claras para quedarse con los 3 puntos y Sarmiento que no inquieto a Marcelo Ojeda. Pero la efectividad que no hubo en el arco de Manuel Vicentini, la logró concentrar el verde de Junín con el gol sobre el final de Pablo Magnin, inmerecido por donde se lo viera ya que no tuvo oportunidades claras el local.

                                    Marcos Arturia atento a la pelota, atrás Wilfredo Olivera.

La falencia más importante estuvo en los últimos minutos jugados fuera de casa donde no supo manejar esos momentos de ambos partidos, y lograr cerrarlos llevándose un punto de dos canchas muy difíciles donde pocos equipos podrán ganar o llevarse un empate. El plantel de Villa Dálmine tiene un promedio de edad de 25 años, haciendo referencia así a los jugadores jovenes y no haber tanta experiencia, si en los casos de Marcelo Ojeda, Gastón Martínez, Matias Ballini, Facundo Affranchino, y el recientemente oficializado como refuerzo, Germán Lesman.

Una gran oportunidad para cortar esta racha como visitante sera este sábado frente a Chacarita, que no atraviesa un buen momento en el campeonato y esta último en la tabla de posiciones con tan solo 3 puntos, sumar también que hace dos semanas aproximadamente asumió Jose María Bianco como director técnico. Aunque el historial marca que la cancha del funebrero resulta esquiva para el viola ya que hace 38 años no gana en San Martin.

Ganar será un gran golpe anímico para los de Lucas Bovaglio y generar aun más confianza a la hora de jugar como visitante cuando le toque.


Autor: Leandro Corzo / @leanncorzo

Comentarios