Paris Saínt-German se recupera y logra una victoria fundamental ante Bordeaux.

París Saint-Germain y Burdeos se enfrentaban por la fecha numero 8 de la Ligue One. El equipo de París se recuperó de la ultima derrota y venció, en condición de visitante, 0-1 al Burdeos. Neymar, una vez mas, salva al equipo parisino de un empate ante un equipo local que nunca intento incomodar a Keylor Navas.

Tras el gol, Neymar festeja con Mbappe, quien le dio la asistencia.

Sin Cavani (lesión en la cadera), pero con Mbappe y Icardi en el banco de suplentes, El equipo de Thomas Tuchel necesitaba los 3 puntos para situarse como único líder del campeonato Francés. La buena noticia para el conjunto parisino era la vuelta de los jugadores previamente nombrados, pero la mala era que el Nantes había ganado su partido ante el Lion y esto lo dejaba como puntero. Finalmente esta posición de privilegio la tubo por poco tiempo.
Mientras que el Burdeos, que previamente al encuentro se encontraba en la quinta posición, también precisaba la victoria para empezar a acomodarse de manera mas segura en puestos, al menos, de Europa League. El panorama no era fácil para el local, ya que la ultima vez que logro una victoria ante París Saint-Germain fue en 2015.

El partido se desarrolló de la manera esperada, el PSG dominó la pelota, mientras que el local priorizo estar conciso en tareas defensivas. El entrenador Alemán, fiel a su estilo, quiso un juego de toques, donde los volantes estén constantemente en movimientos para recibir, y a partir de combinaciones rápidas se puedan generar situaciones de gol. Podemos afirmar que el conjunto visitante logro los primeros dos pedidos, aunque siempre es una constante en el equipo parisino, que la posición de pelota obtenida no es proporcional a las situaciones generadas.

Los primeros 45 minutos fue un control absoluto del PSG. Un medio-campo activo, donde Verrati y Gueye eran constantemente una opción de pase y cuando el local lograba obtener el balón, rápidamente realizaban quites. Otra constante fueron los desbordes de Meunier, que a los 26 minutos disparó y el balón paso cerca del palo derecho de Costil, y las siempre apariciones de Neymar, que no solo se destaca por sus habilidades con el balón, que están fuera de discusión, sino por su relación particular con los simpatizantes, no solo del Burdeos, también con los de su propio club. Cada vez que el Brasileño tocaba la pelota los chiflidos ensordecían el estadio Matmut Atlantique.
Las estadísticas reflejan lo que fue la primera mitad del encuentro: 8 remates ( 2 al arco) del PSG frente a 1 de Burdeos ( cabe aclarar que el remate del conjunto local no fue al arco).

Se abría el telón de la segunda mitad y el partido tubo exactamente la misma tonalidad que en la primera parte. Pero con una notoria diferencia a favor del visitante. El PSG se animo a realizar mas tiros al arco, sin resignar la elaboración que es exigida por Tuchel. Se denoto un Di Maria mas activo, con apariciones y centros constantes que nadie conectaba, ya que recordemos que el PSG no tenia un centro-delantero nato en cancha. Cavani Lesionado y Icardi en el banco luego de volver de un problema físico.
A los 59 minutos del cotejo era la hora del campeón del mundo Kylian Mbappe. Tuchel necesitaba una individualidad que rompiera la red de un Costil que estaba teniendo una tarde excelente. Podemos decir que el cambio surgió efecto, ya que a partir de la entrada del joven estrella, el conjunto de París. tubo 2 situaciones claras de gol teniéndolo como principal protagonista. Un mano a mano que el arquero del local detuvo, de manera brillante, y luego un centro del francés que Neymar conectó con la cabeza y sin marca alguna, falla increíblemente.

Tantos intentos del PSG tuvieron su fruto: a los 69 minutos luego de un desborde de Mbappe, Neymar logra conectar el balón apenas tocándolo y el equipo de París lograba lo que tanto buscó durante todo el encuentro.
A partir del grito sagrado, ya con espacios, PSG pudo haber liquidado la historia con contra-ataques que si Mbappe hubiera estado más lucido, como lo suele estar, el partido habría estado sentenciado de manera definitiva. Mientras que el Burdeos trato, de manera incapaz e insuficiente, llegar al arco defendido por Keylor Navas, que realmente no tubo trabajo en la tarde Francesa.

Sonó el pitido del arbitro, y el PSG logro una victoria fundamental en la búsqueda de otra Ligue One. El equipo de Thomas Tuchel ,  necesita ser mas efectivo en la conversión de goles. Contra el Burdeos no lo pago, pero en competiciones como Champions League sin duda alguna que va a tener una presencia rival significativamente mas importante.

PSG logra la primera posición de la Ligue One y en el grupo de Champions League. La casa esta en orden.

Iván Ondrejka Fernandez.
@ivanondrejka




Comentarios