Aplausos de pie, Colón es finalista

Colón no se conforma y sigue escribiendo la historia de su vida, y este es uno de los capítulos más importantes, es finalista de la Copa Sudamericana. El pueblo sabalero ya era feliz viendo a su equipo disputar una semifinal de un certamen internacional, pero como es característico, quería ir por más, como así también lo pensaron Pablo Lavallén y el plantel: ir por más. 


El equipo de Santa fe, clasificó este jueves por la noche a la final de la Copa Sudamericana por primera vez en su historia, al vencer en definición por penales a Atlético Mineiro por 4 a 3, luego de perder 2-1 en los 90 minutos regulares, el mismo resultado pero a la inversa de la ida. Este partido histórico parece reflotar los recuerdos de aquella vez en que venció al Santos de Pelé en Santa Fe para que su estadio fuera bautizado el "Cementerio de los Elefantes".

Colón sabe que, “si no se sufre no vale”. Durante los primeros 45´ el sabalero la pasó realmente mal, Mineiro atacó y como consecuencia de ello, y de un juego un poco incómodo por parte del equipo sabalero, a los 38´ el argentino Franco Di Santos pone 1 – 0 el tablero a favor para los brasileros.
La noche parecía ponerse negra para los negros, a pocos minutos del segundo tiempo, Yimmi Chará convirtió para los galos después de una contra letal. Todo parecía indicar que la diferencia de dos en el marcador sería un golpe anímico para los de Santa Fe, los pronósticos se confundieron, le pifiaron. Porque Colón está acostumbrado a reponerse en momentos difíciles, y anoche no fue la excepción. Y como ya nos tiene acostumbrados, a 8 minutos del final, apareció Luis Miguel "Pulga" Rodríguez, de penal, envió el partido a la definición más picante: penales y a sufrir un poquito más.

Y como ya dijimos, una y otra vez, Colón está acostumbrado a sufrir. Wilson Morelo ejecuta el primer penal y Cleiton impide que el equipo de Pablo Lavallén se ponga en ventaja en la serie. Los últimos dos penales fueron una cosa de locos. Leonardo Burián tiene fama de penalero, pero esta vez tenía un plus, tenía la compañía de su hermano, de todo ese público sabalero que dejó todo una vez más para irse a Brasil. El cachorro, tapó uno de los tiros y se hizo aún más grande. 

El sabalero estaba a un paso de su logro – hasta ahora – máximo. Pero antes faltaba que Luis Miguel haga lo suyo. Una soberbia definición del Pulga, con una sonrisa en su rostro y los brazos al cielo, dejaba a Colón con el corazón y la fe puestas en su portero, que una vez más puso su mano donde correspondía y dejó al club santafesino, en la final de la Copa Sudamericana.

A partir del instante en que el arquero rojinegro atajó el último tiro penal, las calles fueron una fiesta, de risas, abrazos, y como buenos santafesinos, cervezas que iban y venían. Porque esta es una final que van a jugar todos, desde el pibe Vigo que viene de inferiores, a jugar la final de su vida y anoche quedó sentado llorando como un niño, que en definitiva, lo es. El Pulga y El Cachorro, que pasaron por situaciones feas este año, hasta cada uno de los hinchas sabaleros que dejaron todo por su coloncito.

La final del certamen será el 09 de noviembre en Asunción frente a Independiente del Valle, de Ecuador, en el estadio La Nueva Olla. Eso será un capítulo aparte. Colón ya hizo historia. 

Camila Gómez
@CamiGomezzz_

Comentarios