Liverpool en la cima de Europa

El equipo de Jurgen Klopp venció por 5 a 4 en los penales al conjunto de Lampard tras igualar 2 a 2 en los 180 minutos de juego. 


En la gran final, tanto el Liverpool campeón de la Champions League como el Chelsea de la Europa League disputaron el clásico londinense en el Besiktas Park de Estambul, Turquía donde mostraron un gran partido con muchos goles y una final que tuvo de todo.

Cabe destacar que, por primera vez, una mujer dirigió una final masculina por una competición de la UEFA y se trata de la francesa Stéphanie Frappart que fue una de las protagonistas de la tarde ya que marcará un antes y un después en el fútbol mundial, una acción con la que el organismo europeo intenta fomentar. En la semana había declarado: “No tengo miedo, nada cambió, quizás soy un poco más famosa", dijo, distendida la francesa de 35 años.

Ya en el partido, los dirigidos por Klopp comenzaron mejor e hicieron valer su jerarquía en el campo de juego al adueñarse de la posición de la pelota y generar varias ocasiones de peligro. Pero hubo que esperar para encontrar la primera situación, que llegó pasados los 15 minutos cuando Salah se escapó por derecha a espalda de su marcador e hizo lucir a Kepa. Recién los 22 minutos, el Chelsea reacciono y tuvo su chance cuando tras una buena jugada colectiva, Pedro se filtró por izquierda y remató cruzado e hizo sonar el travesaño de Adrian. Minutos después, Giroud de chilena también asustó al Liverpool, pero el balón se fue desviado.

Pero la apertura del marcador llegó a los 36 minutos cuando Pulisic, encaró de izquierda a derecha y termino metiendo un pase en diagonal sensacional para que se escapara mano a mano y definiera de zurda y poner arriba a los Blues.

Para el complemento, Klopp mandó a la cancha a Roberto Firmino en lugar de Alex Oxlade-Chamberlain y su equipo cambió por completo, con un cambio de actitud renovada, no le dio respiro al Chelsea de Lampard y marcó el empate a tan solo dos minutos de empezar el segundo tiempo, luego de que brasileño quedara cara a cara con Kepa y este la punteó hacia la derecha para que llegue Sadio Mané y defina con el arco vacío para él. Y a partir del gol, el Liverpool fue amplio dominador del partido generando algunas chances de gol, pero fallo la precisión a la hora de definir.
Y a falta de 15 minutos para el final, los de Anfield tuvieron una situación inmejorable tras un tiro de esquina, donde primero fue Salah quien remató cruzado abajo de zurda para exigir a Kepa y luego fue Van Dijk que de rebote remato e hizo lucir nuevamente al arquero español sacando lo que era la sentencia del partido.

Terminado los 90 minutos, había que jugar el alargue que arrancó con todo. Ya a los cinco minutos Mané estampó el 2 a 1. El africano dominó por el sector izquierdo donde convino con Firmino, para que este le devolviera el pase al senegalés y definiera de primera, fuerte y arriba. Pero el conjunto de Frank Lampard reaccionó de inmediato y Jorginho cambió por gol un penal sancionado por una infracción del arquero Adrián. Donde fue consultado por el VAR y la francesa termino de confirmar lo cobrado.

El Chelsea terminó dando una mejor imagen que el Liverpool en el tiempo extra, pero no pudo concretar sus aproximaciones y el encuentro se definió en los penales. Donde finalmente se definió en el último penal ya que todos fueron convirtiendo y Abraham tuvo la oportunidad de emparejar la serie, pero el arquero español con la pierna derecha le dio la victoria y el festejo al Liverpool que se adueñó de toda Europa.

Por Agustín Varela 

Comentarios