Juventus le ganó al Napoli sobre la hora


En un partidazo, la "Vecchia Signora" venció al conjunto napolitano por 4-3 en tiempo de descuento con gol en contra de Koulibaly. Cristiano Ronaldo y Gonzalo Higuaín marcaron para el local, mientras que Hirving Lozano marcó para la visita en su debut en la Serie A.



En uno de los encuentros más destacados de la Serie A, la Juve se hizo fuerte de local y dejó atrás en la primera rueda a uno de los rivales más complicados que cualquier equipo italiano pudiera enfrentar: Napoli.

Sarri y Ancelotti se vieron las caras ante un gran marco en el Allianz Stadium. La propuesta del local siempre fue la de buscar el resultado, mientras que la visita se replegó constantemente en su propia área, tratando de encontrar alguna salida para contraatacar. Sin embargo, la fortuna la tuvo el que más buscó. Danilo convirtió su primer gol con la camiseta bianconera a los 16 minutos, y enseguida llegó el tanto de uno de los jugadores más queridos por la afición juventina: Gonzalo Higuaín. El Pipa aprovechó una asistencia de Alex Sandro y definió con un fuerte derechazo al angulo izquierdo de Meret.

Las cosas parecían simples para una Juve que contraatacaba permanentemente el área del Napoli. Al principio del segundo tiempo las cosas continuaron a favor del dueño de casa. Cristiano Ronaldo también puso su sello y el 3-0 para alegría de muchos presentes en el estadio.

Pero esto no quedó definido tras el gol del delantero luso, sino que las cosas cambiaron radicalmente a favor de la visita. Manolas y Lozano convirtieron su primer gol con la camiseta del Napoli y pusieron las cosas 3-2 diez minutos después de la conversión de Cristiano.

La pelota parada fue uno de los puntos fuertes del Napoli. Gracias a eso el gol de Manolas cambió el ritmo del encuentro. Di Lorenzo convirtió el 3-3 para la visita tras un gran centro de Callejón. Lo único que hizo el lateral fue empujarla para descolocar a Szczesny y levantar al público visitante.

El punto fuerte que aprovechó el Napoli para cambiar la corriente del partido, también influyó en el cierre. Pjanic lanzó un centro y desafortunadamente el balón lo tocó Koulibaly. El central senegalés, con intención de despejar, terminó convirtiendo un autogolazo y el 4-3 definitivo para el conjunto de Sarri en uno de los partidos que seguramente quedará en la historia de la Serie A por el gran condimento que tuvo de principio a fin.

Diego Guerra

Twitter: @Diego_HG10



Comentarios