El Union Berlín hizo historia y derrotó al Borussia Dortmund

El recién ascendido consiguió su primera victoria en la Bundesliga de su historia, venciendo 3-1 al Dortmund con goles de Bülter (2) y Andersson.


Fuente: fcunion_en/Twitter


El Borussia Dortmund quería seguir con su racha ganadora en la Bundesliga. Tras los triunfos ante el Augsburg (5-1) y el FC Koln (3-1), el equipo dirigido por Lucien Favre buscaba continuar con puntaje perfecto. Para ello, los aurinegros tenían que visitar Berlín para enfrentarse al Union de esa ciudad, uno de los equipos recién ascendidos. El equipo local venía de empatar 1-1 ante el Augsburg, y quería sumar puntos como local.

Los once titulares

Dortmund (4-2-3-1): Bürki/Piszczek-Akanji-Hummels-Hakimi/Delaney-Weigl/Sancho-Reus-Brandt/Alcácer

Union Berlín (4-2-2-2): Gikiewicz/Trimmel-Friedrich-Subotic-Lenz/Schmiedebach-Andrich/Bülter-Becker/Ujah-Andersson

Una alegría que duró un suspiro

El partido arrancó con los extremos del Dortmund, Julian Brandt y Jadon Sancho, cambiados de lado. Apenas comenzó el partido, pasados dos minutos, Sancho fue a la izquierda y Brandt a la derecha. Esto generó la primera situación del partido unos minutos más tarde, con un centro rasante del alemán y con el inglés que no la pudo empujar del otro lado. El Union demostró de arranque que no se venía a plantar atrás, mucho menos de local ante su gente. La vía principal de ataque era por la derecha, con Trimmel y Bülter haciéndole el 2-1 a Achraf Hakimi por su costado.

El Dortmund jugaba a su estilo, sin salirse de su manual, con los extremos bien abierto, mucha posesión de pelota y aceleración por afuera en tres cuartos de cancha. El BVB aumentó considerablemente el ritmo, adelantando sus líneas y llenando de gente el campo rival. Pero esto tiene sus consecuencias: lo agarraron mal parado atrás, y Hummels tuvo que cruzar a Ujah, que había picado muy bien a la espalda de Piszczek, y privarlo del gol. En el córner posterior a la jugada, Marius Bütler ganó fácil de cabeza para poner el 1-0 para el Union a los 24 minutos, ante la pasividad de la defensa visitante en la pelota parada, lo cual no es una novedad a estas alturas para el BVB. Sin embargo, la alegría le duró poco al equipo capitalino. Un minuto más tarde, Reus lo habilitó a Sancho que estaba bien abierto por derecha, y el inglés tiró un centro rasante de primera para que el español Paco Alcácer solo tenga que empujarla. Después del gol, el partido decayó, aunque en los últimos minutos hubo algunas chances de gol. Un remate de Julian Weigl que pegó en la parte exterior del palo, un buen zurdazo de Reus que controló el arquero Gikiewicz y, del otro lado, un remate de Andersson tras un error de la defensa visitante.

El Union firma el batacazo

Cinco minutos después del arranque del segundo tiempo, la defensa del Dortmund se durmió, Akanji falló y Andersson quedó mano a mano con el arquero Bürki. Éste logró tapar el primer remate, pero otra vez Bülter apareció solo para el rebote y marcó el 2-1. Para colmo, a la salida de un córner (no es casualidad), un remate de un hombre del UBER pegaba en la mano de Mahmoud Dahoud (que había entrado por Delaney en el entretiempo), pero el árbitro y el VAR decidieron que no era suficiente para cobrar la pena máxima a favor de los locales. El equipo local seguía sin ser intenso, pero se movía por toda la cancha con muchísima inteligencia y criterio para jugar y defender.

El gol le pegó duro al BVB. Los visitantes trataban de tener la pelota en mitad de cancha, pero no tenían la claridad para terminar las jugadas como antes. Para colmo, el Union no solo avisaba de contraataque, sino también que, por momentos, le manejaba la pelota en su cancha a la visita. Y todo eso lo hacía con una línea de casi seis defensores para cubrir todo espacio de peligro posible. En el minuto 75, el Union se encargó de finiquitar las acciones con un golazo colectivo. Después de un despeje tras un córner, Becker se armó una pared con Aldrich, tiró el centro rasante y el sueco Andersson definió bárbaro para poner el 3-1. Golazo que era sinónimo de game over. El Dortmund, que había estado invicto durante 16 fechas en el torneo pasado, conoció la derrota bien temprano en esta ocasión. Los visitantes subieron el ritmo y fueron con todo a tratar de descontar, pero chocaban con el muro defensivo de los de Berlín. Su mal juego se hizo presente durante todo el partido, por más que en momentos generaran situaciones de gol. Ni siquiera los siete minutos de adición por parte del árbitro lograron que Dortmund convirtiera. De esta manera, los hinchas del pequeño equipo capitalino podrán recordar el 31 de agosto del 2019 como una de las fechas más importantes de la historia de su club, al ser la primera victoria de su historia en Bundesliga.

Esta es una derrota que deja dos conclusiones para el Dortmund. La primera es que Axel Witsel, que estuvo ausente en Berlín por una lesión en el aductor, es muy importante en el equipo. El ex-Zenit es el que maneja los tiempos de su equipo, y su ausencia se hizo notar mucho en la mitad de la cancha. La segunda es que este resultado no los deja bien parados de cara a los próximos compromisos. Estos incluyen partidos ante el Bayer Leverkusen en la Bundesliga y su debut en el grupo de la muerte de la UEFA Champions League ante el Barcelona. La próxima fecha, el UBER tendrá el clásico de Berlín ante el Hertha, y buscará seguir con este envión anímico y futbolístico que le dio esta victoria inesperada, pero totalmente justa.

Santiago Núñez
Twitter: @SantiagoNunezC

Comentarios