El Marsella ganó el clásico de la mano de Benedetto

El Pipa hizo debut en las redes para darle el triunfo al Olympique de Marsella por 2 a 1 sobre el Niza. Dimitri Payet convirtió de penal el segundo de la visita, mientras que Wylan Cyprien (también de penal) había empatado transitoriamente para las Águilas. El partido estuvo parado por más de 10 minutos, por una bandera con un mensaje homofóbico.


Sin dudas que Darío Benedetto será una de las principales figuras del Marsella a futuro. El delantero recientemente incorporado a las filas del OM tras su extenso y glorioso paso por Boca Juniors, de a poco se va adaptando al fútbol francés, y en su segundo partido como titular convirtió su primer gol con los Olímpicos, tomándose revancha del penal errado frente al Nantes.

Fue un gran partido, de mucha ida y vuelta como prometía este derbi del Mediterráneo. El Marsella tuvo la iniciativa al comienzo con mucha presión y buenas triangulaciones en el medio de los pies de Kevin Strootman, quién se iba haciendo eje del juego del conjunto visitante. Sin embargo, poco a poco el Niza iba igualando el desarrollo del encuentro. Pero aunque las Águilas por momentos tenían la pelota y generaban mucho peligro por las bandas, no llegaban a tener la precisión y profundidad para culminar las jugadas en gol. Casi llegando a la primera media hora del encuentro, el árbitro detiene el juego por una bandera colgada en una de las tribunas del Allianz Rivera con una frase en contra del movimiento LGTBI.

Pasaron más de 10 minutos hasta que se reanudó, y hasta ese momento el Niza seguía imponiendo las condiciones con su gran juego vertical. Y en el mejor momento de los dirigidos por Patrick Vieira, llegó el gol de los Focenses a los 31 minutos del primer tiempo. En una contra del Marsella se la pasan a Benedetto y el nueve mete un excelente pase entre líneas a Bouna Sarr, que lanza un centro bajo para Dimitri Payet, pero en el rechazo de un defensor le queda al Pipa y este define de volea al segundo palo, con la ayuda de el rebote en uno de los zagueros y la floja respuesta de Walter Benítez.


Tras el 1 a 0 parcial, el conjunto del Ródano tomó fuerzas y volvió a tener la pelota como lo hizo al principio del partido. El delantero, que se conviertió en el décimo argentino en convertir con la camiseta del OM, tuvo la chance de meter el segundo dos minutos después con una media tijera que esta vez controló muy bien Benítez. Pero ya cerca del final de la primera etapa, las Águilas nuevamente emparejaron el juego y lo volcaron a su favor, aunque sin poder cambiar el marcador.

El segundo tiempo fue muy parecido al primero. Niza dominaba y el Marsella esperaba para contraatacar, pero ninguno era efectivo en cada jugada ofensiva. Hasta que a los 21' del complemento, Jordan Amavi derriba en el área a Ignatius Ganago y Wylan Cyprien se encargó de decretar el empate de penal. Con la igualdad justificada, el Niza siguió manejando el balón y asediando constantemente el arco defendido por Mandanda.

Pero el ingreso de Valère Germain le cambió la cara a los Olímpicos. Y a los 28 minutos, el ex Mónaco se las ingenió para hacer una gran jugada individual, en donde Andy Pelmard lo bajó en el área y el árbitro cobró la pena máxima. Está vez, y para la tranquilidad de Villas-Boas, Payet ejecutó el penal y convirtió el tanto con el que el Marsella volvía a ponerse en ventaja. Poco pudo hacer el Niza para revertir el resultado. De allí en más se fue todo al ataque y el OM se replegó en su campo cerrando todos los caminos e impidiendo que llegara a su arco, consiguiendo así su primer triunfo del campeonato francés. 

Por: Alan Easdale.
Twitter: @alaneasdale94.

Comentarios