Baja sensible en el cierre del mercado

Alfonso Parot, defensor lateral izquierdo, dejó de ser jugador de Rosario Central para volver al club de sus amores, Universidad Católica. El juego del chileno no terminaba de convencer a Diego Cocca y por eso decidió marchar, aunque el entrenador quería que se quede. Conocé historia, detalles y toda la estadía del jugador en Rosario.
Alfonso Cristian Parot Rojas llegó a Rosario Central el 13 de Julio de 2017 bajo el mandato del uruguayo Paolo Montero, firmando un contrato por tres años proveniente de Universidad Católica de Chile. En su estadía en Los Cruzados, salió dos veces a préstamo: primero a Ñublense y luego a Huachipato. Luego de conseguir tres títulos con el club dueño de su pase, le llegó la oportunidad de jugar por primera vez en el exterior, nada más ni nada menos que en Argentina que, dicho por los propios futbolistas trasandinos, no se comparan los sueldos ni el dinero que se maneja acá con respecto a Chile.
Poncho, como se lo apoda al jugador, en el comienzo de su etapa en el Canalla alternaba entre titular y suplente, pero promediando la primera rueda de la nueva Superliga, se afianzó entre los 11 y, salvo por lesiones, no salía del equipo. Llegaba como un jugador "desconocido y sin poco renombre" pero a base de entrega, sacrificio, pelea, sus destacados centros y no dar por perdida ninguna pelota, empezó a ganarse el cariño y apoyo de la hinchada.
Uno de los fuertes del último tiempo del equipo rosarino es la pelota parada y, teniendo a un gran ejecutante como Leonardo Gil, el chileno fue uno de los que más aprovechaba. En Central, Parot disputó 58 partidos y pudo marcar 4 goles, todos en el ámbito local y dos en cada Superliga disputada. ¿Un dato llamativo? Cada vez que convirtió, el equipo no perdió. Haciendo un repaso, su primer grito con la camiseta auriazul fue de visitante ante Vélez en lo que sería empate 2-2. A la fecha siguiente, le marcó a Chacarita en la victoria por 3-1.
Ya en la segunda edición de la Superliga, supo convertirle de local a San Martín de San Juan con un verdadero golazo de afuera del área que le dio la victoria al Canalla por 1-0. Por último, de visitante ante Argentinos Juniors, en el triunfo 2-0, siendo este el debut de Diego Cocca como entrenador.
Su gran rendimiento en el club lo catapultó a la Selección de Chile donde estuvo presente en una convocatoria (dos partidos) pero sólo disputó 45 minutos en un amistoso ante México a fin del año pasado con victoria para La Roja por 1-0, pero su labor en ese partido fue muy floja y Reinaldo Rueda, entrenador colombiano, la sacó en el entretiempo.
Empezaron a aparecer las lesiones y en la segunda mitad del 2018 se perdió varios partidos, aunque pudo estar presente en la final contra Gimnasia de la Plata en Mendoza que le dio la victoria y el campeonato a Rosario Central de la Copa Argentina por penales. Como si fuera poco, el chileno pateó el tercero y convirtió.
Pero con la idea de Bauza y la llegada de Cocca, su lugar en el primer equipo ya no estaba tan asegurado. Reaparecieron las lesiones, empezaba a sumar minutos el pibe Facundo Rizzi y el futuro de Parot era incierto. Como dije antes, el DT empezó poniéndolo y hasta convirtió en su debut, pero diferentes acciones del jugador hicieron cambiar de parecer al entrenador. Algunos actos de indisciplina y varios enojos decidieron al cuerpo técnico a traer un lateral izquierdo para tener variantes en el sector. Ese jugador fue Nicolás Colazo y la salida de Poncho empezaba a acelerarse.
Univerdad Católica nunca le sacó los ojos de encima. Se lo quiso llevar a préstamo y opción de compra pero fue rechazado. Ofreció dinero por un porcentaje y lo mismo. Hasta que llegando al final del mercado de pases en Argentina, la entidad chilena se decidió a comprar el 85% de su ficha (se habían quedado con un 15% cuando se lo vendieron a Central en U$S 450Mil). Una cifra algo superior (U$S 500Mil) es la que le habría quedado limpio al Canalla, ya que se hablaba de unos U$S 600Mil pero era dinero en bruto.
Parot ya se encuentra nuevamente en su país y entrenando con sus nuevos compañeros en el club que lo vio nacer. El hincha Canalla lamentó su partida pero entendió el deseo del jugador de regresar a sus tierras para estar cerca de la Selección. Muchos lo catalogan como el mejor lateral izquierdo que tuvo Central desde el retiro de Germán Rivarola.
Sin dudas será muy recordado por Rosario ya que consiguió un título en un club que no lo lograba desde 1995 (23 años). A sus 29 años, aún tiene un largo recorrido antes de su retiro y en Rosario, si vuelve a estar en la órbita como posible refuerzo en algún mercado de pases, de seguro que aprobarán la vuelta de Poncho.

Comentarios