Crónica de un final anunciado: Brasil Campeón de la Copa América

El Conjunto de Tité venció 3-1 a Perú, en el Maracaná, y consiguió el título continental. Con goles de Everton, Gabriel Jesús y Richarlison, el Scratch derrotó a los dirigidos por Ricardo Gareca, que también fueron críticos contra el arbitraje.



La selección local había comenzado insegura el partido, Perú tuvo un par de llegadas pero sin demasiada profundidad y le iba a terminar costando caro. Luego de una salida del fondo brasileño, Gabriel Jesús encaró a Trauco y colocó un centro exquisito para la solitaria llegada de Everton que a los 15´ ya ponía el 1-0.

En el siguiente cuarto de hora, Brasil continuó con la intensidad y alta presión que lo caracteriza, y a través de Firmino y Jesús, pudo ampliar el marcador pero le faltó claridad en la definición. Y, como se suele decir: "los goles que no se hacen en un arco..."

A los 40 minutos, tras una buena jugada colectiva de los de Gareca, Thiago Silva se arrojó al suelo a trabar y terminó tocando la pelota con la mano en el área, y el árbitro Tobar no dudó: penal para Perú. Si bien luego fue a corroborar el fallo al VAR, confirmó su decisión y Guerrero cambió el tiro desde los 12 pasos por gol. Deliraba el público peruano.

Sin embargo, Perú se confió en los últimos minutos del primer tiempo y Brasil tuvo la última chance antes de irse al descanso: Firmino bajó unos metros a la mitad de la cancha a recuperar la pelota, y tras un gran pase de Arthur que descolocó a los centrales Zambrano y Abram, Jesús definió al palo derecho del arquero para el 2-1. Con mucha bronca se fue el Tigre Gareca al vestuario por la desatención de sus dirigidos en esa última jugada.

Pese al reto y arenga del entrenador del conjunto incaico en el entretiempo, Perú mostró su peor versión en la segunda mitad. El tridente Coutinho-Everton-Jesús encontró muchos espacios en la zona de gestación por detrás del doble 5 Tapia-Yotún, y tuvo el tercero numerosas veces pero la zaga central, que había fallado en el segundo gol, obstruyó los remates.

Pero tanto va el cántaro al agua que a los 45 de la segunda parte (Brasil con 10 jugadores por una previa expulsión de Jesús por doble amonestación), tras una desconcentración en defensa, Everton chocó a Zambrano cuando Gallese estaba a punto de controlar el esférico y Roberto Tobar cobró penal insólitamente. El central peruano había utilizado el hombro para ganar la posición sin extender el brazo para empujar al rival. Así y todo, y con chequeo en la pantalla del VAR de por medio, se cobró la falta y Richarlison liquidó el partido: 3-1 para la "verdeamarela".

De esta manera, finaliza una de las Copas América más polémicas de los últimos años, manchada por fallas en los arbitrajes, cuestionamientos de la reglamentación de FIFA por parte de referentes muy reconocidos del mundo del fútbol, campos de juego lejos de estar en óptimas condiciones y una organización para el olvido. Se espera mucho más de la Copa América 2020, que tendrá lugar en Argentina y Colombia.

Martín G. Zajic
Twitter: @Tincho17vs

Comentarios

  1. Estuvo bien la nota pero hay detalles a cambiar como por ejemplo: "tuvo un ayudin", "conjunto azteca ( es incaico en todo caso)", "Firmino y Jesús pudo (pudieron) ampliar el marcador".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario