Cielito lindo

México se impuso ante Estados Unidos en la final de la Copa Oro por 1-0 con un gol casi al final de Dos Santos. Los aztecas consiguieron su octavo trofeo. 



Otra vez se volvían a disputar la Copa Oro lo mas poderosos de CONCACAF como había ocurrido en las ediciones de 1993, 1998, 2007, 2009 y 2011 (desde que se llama Copa Oro).

La selección del Tata Martino no comenzó nada bien ya que los norteamericanos comenzaron dominando el partido dejando que los mexicanos si quiera tengan la posesión de la pelota, pero gracias a Ochoa, la poca efectividad de Altidore, Pulisic y compañía y algo de suerte, la pelota no quiso entrar para poner adelante a los locales.

No era ninguna sorpresa si el partido se iba al descanso con un 3-0 para los de Berhalter. Los dirigidos por Martino estaban perdidos dentro del campo. En el entretiempo México comenzo a mover el banquillo y entró de otra forma a disputar los útlimos 45 minutos. Empezó a llegar e inquietar el arco de Steffen.

Como bien dice el dicho popular ``los goles que no se hacen en un arco, se hacen en el otro´´ al minutos 73 Jonathan Dos Santos, como supo hacer su hermano contra el mismo rival, pegó un zapatazo al segundo palo desatando la locura de los mexicanos. Eso fué como un baldazo de agua fría para los locales que no supieron reaccionar, México supo aguantar el resultado y se llevó una nueva Copa Oro ante su máximo rival.

Eduardo Martino por fin logró coronarse en una final de selecciones, recordemos que había disputa las finales de la Copa América 2011 con Paraguay y 2015 y 2016 con Argentina, cayendo ante Uruguay y Chile en 2 ocaciones respectivamente. Además lo hizo siendo invicto ganando 9 de 10 partidos, empató ante Costa Rica y luego pasó por penales.

Redactor: Augusto Guardiola
@Aguardiola27

Comentarios