Una decepción tras otra

Luego de su flojo debut, la Argentina sigue sin levantar. Apenas 'rescató' un triste empate 1-1 frente a Paraguay en el Mineirao, Belo Horizonte. De esta manera, la Albiceleste quedó en la última colocación del Grupo B.  Armani atajó un penal en la segunda parte. 



 Argentina no sale del pozo, le cuesta horrores jugar, está cada vez mas lejos de ver una mejora y quedó obligadísima a vencer a Qatar para avanzar de fase.

La Albiceleste salió a dominar el juego en los primeros minutos, y lo logró. Los primeros 20 minutos, sin tener aún a Messi encendido, hilvano buenas jugadas y mostró de la mano de Lo Celso y Paredes (lo mejor del equipo) un buen manejo de pelota. Pero fue efímero, lentamente se apagó y perdió sorpresa ante el planteo defensivo de los guaraníes. Las imprecisiones fueron un denominador común en el seleccionado nacional y eso ocasionó las llegadas nulas hacia el arco de Roberto Fernández.

Los dirigidos por el 'Toto' Berizzo sorprendieron con un mediocampo rápido y avisaron con una contra y un remate de Derlis González que pasó cerca del segundo palo de un al comienzo, inseguro Franco Armani. Por el lado celeste y blanco, la única de peligro de la primera mitad fue un tiro libre inofensivo de Lionel Messi que apareció en contadas situaciones recuperando la pelota más que para crear juego. Nuestro diez estuvo nuevamente bloqueado. El panorama se complicó con una buena jugada de Miguel Almirón (la figura del partido por lejos) y un centro que Richard Sánchez mandó al lado del palo para el primer gol de la Albirroja. Al equipo de Scaloni le costó coordinar ataques y se fue al entretiempo con un golpazo inesperado.

Comenzó la segunda mitad y parecía que Argentina había cambiado el chip. Empezó de nuevo a hilar jugadas, toques y le quitaba presión a la presencia del astro pero no lo reflejaba en el marcador, hasta que el VAR dijo: presente.

Luego de una jugada en la que Argentina había desaprovechado la más clara que había tenido, el VAR, a través del árbitro central, marcó una mano de un jugador paraguayo que nadie había visto, pero que fue sancionada de manera correcta.

La justicia le sonrió a Argentina y Messi se encargó de ejecutar de manera ortodoxa la pena máxima al minuto 56′, el combinado nacional estaba de vuelta en partido y el Mineirao era una caldera.
Pero se vuelve a repetir la misma historia del último tiempo en nuestra Selección, el autoboicot. Unos minutos después del gol y en plena levanta, el corazón volvió a sufrir por un penal infantil de Otamendi a Santander, pero esta vez Franco Armani se lució bajo los tres palos con una estupenda atajada para evitar el segundo de los guaraníes.

El momento para aprovechar el bajón anímico de la selección guaraní por haber fallado la pena máxima no fue aprovechado por los vestidos de celeste y blanco que solo reaccionó gracias a los pies del crack de Barcelona y sus pases verticales y alguna arremetida de Lo Celso, nunca por una jugada colectiva. 


Atormentado por las criticas. La descarga del 'uno', ni bien atajó el penal.

Franco Armani terminó siendo el destacado de la Selección Argentina y eso es lo que preocupa. Con la velocidad de Miguel Almirón y poco más, Paraguay se convirtió en una amenaza constante para la Albiceleste que no disfrutó el partido y lo sufrió constantemente. Y una de las razones fue por los cambios de su DT,  Scaloni -que con una visión particular- rompió la dupla Agüero-Martínez, destruyendo también el envión de su equipo. Es que a partir de la salida del ex Racing y el ingreso de Ángel Di María, el seleccionado no volvió a lastimar y se conformó con un empate que lo deja al borde del abismo: en 90 minutos determinará si jugará los duelos "mata mata" o si se volverá a casa de forma tempranera.

Por otra Paraguay es el único escolta en el Grupo B de la Copa América 2019. La Albirroja depende de si misma y definirá la clasificación en la última jornada contra Colombia, que avanzó a cuartos como primera, el día domingo.

Autor: Franco Figallo (TW: FrancoFigallo)

Comentarios