En Liniers mandó el fortín


Vélez derrotó a Lanús por dos goles a cero en el José Amalfitani y lo dejó afuera de la Copa de la Superliga. En la ida, en el sur, había ganado el conjunto de Liniers y con este resultado consiguió la clasificación a los cuartos de final. El próximo rival será Boca Juniors.

Resultado de imagen para lanus velez

En los primeros minutos de juego se pudo ver a un Velez decidido a sostener la ventaja por medio de la posesión de la pelota. Aunque Lanús era el equipo que debía remontar el resultado, no generaba situaciones para poder hacerlo y la alta presión propuesta por Zubeldía no surtía efecto en la salida del equipo de Liniers. De esta manera, a los 12 minutos del primer tiempo, el equipo de Gabriel Heinze logró ponerse en ventaja por medio de Leandro Fernandez. Una recuperación y un pelotazo de Agustín Bouzat, dejaron solo a Fernandez que definió por un costado del arquero Ibañez.

Luego del gol, el equipo del sur emparejó el encuentro, llegando a dominar la posesión y a acercarse, por medio de Sinisterra y Acosta, al arco de Hoyos. Este dominio temporal de Lanús tuvo a un Vélez con una menor intensidad que en el comienzo del partido pero que, a pesar de esto, no pasaba sobresaltos. En el cierre del primer tiempo, Robertone filtró un pase a Agustín Bouzat que logró definir por arriba del portero y estirar la ventaja para su equipo que, sin haber hecho un gran primer tiempo, se iba con un global de cuatro goles a uno al descanso.

El comienzo de la segunda etapa tuvo a un Lanus determinado a achicar la distancia en el global y ya, en el primer minuto de juego, una volea de Lautaro Valenti avisaba al arco defendido por Lucas Hoyos. A los 10 minutos de la segunda etapa, un amonestado Lucas Robertone, realizó una fuerte infracción que provocó su expulsión del partido y le permitió a Lanús adelantarse aún más en el terreno de juego y obligó a su equipo a renunciar a la posesión de la pelota. 

La expulsión de Robertone provocó un quiebre en el encuentro que pasó a un control total del partido por parte de los dirigidos por Zubeldía que, con Quignon como eje de los ataques, empezó a asediar el arco del elenco local que solo podía defenderse dentro de su área. A pesar de las numerosas situaciones de gol que provocó, el equipo visitante no logró conseguir el descuento y el partido finalizó de la misma manera que la primera parte.

De cara a lo que viene, el equipo de Liniers deberá enfrentar a Boca el domingo por la ida de los cuartos de final de la copa de la superliga. El granate, por su parte, tendrá varios meses para ir preparándose para la próxima temporada y fortalecer su plantel y la idea de juego que quiere Zubeldía

Gianluca Fiorani

Comentarios