El Rojo avanzó en la copa

En su visita a Perú independiente superó por 2-1 a Binacional y sentenció su pase a la siguiente por un global de 6 a 2 Los tantos los convirtieron Pablo Hernández y Cecilio Domínguez para los de Ariel Holan desconto Zeta para el local. 

 

                                                                                                                           



                       

                     


La alineación inicial generó sorpresas y enojos, con las ausencias Sánchez Miño, Franco y, sobre todo de Nico Domingo, pero más aún lo hicieron los nombres que los reemplazaron. El más resistido de éllos era, a priori, Francisco Silva, quien jugó poco y nada en el Club, por su nivel, y por reiteradas lesiones que no se lo permitieron.
En la etapa inicial, el Rojo estuvo muy bien plantado. Si bien el equipo Peruano salió con intención de agredir, desde lo futbolístico, se vio un órden de los de Holan, que no era habitual en los últimos tiempos, quizás haciendo uso de la tranquilidad que generó el resultado conseguido en Avellaneda. En ésta se desperdiciaron muchas ocasiones de gol, aunque a veces, se careció de fortuna, como a los 9 minutos, cuando Pablo Pérez, apenas pasando el círculo central, probó con determinación desde allí, sorprendiendo a Sotillo, que alcanzó a manotear para que pegara en el travesaño y salga por arriba. Fuera de esa jugada, Cecilio tuvo dos oportunidades para convertir, una de éllas muy clara, quedando mano a mano con el portero local, que tapó de buena manera, y la segunda con un tiro de media distancia, también encontrando la resistencia del arquero Sotillo.Silvio Romero tuvo una tarea aceptable, más asistiendo que ubicándose para definir. La pauta de éllo es que la única ocasión que tuvo fue de afuera del área, conectando de volea un rebote, que se fue apenas desviado finalmente terminaba sin tantos la primera parte con un independiente que fue superior pero no lo pudo plasmar en el marcador.


En la segunda parte, Holan entendió que podía sacar más provecho si la delantera era más ágil, y mandó a la cancha a Pizzini por Romero. El intercambio le salió bien, ya que su equipo se paró bien, para evitar cualquier sobresalto, y, cada vez que podía, salía muy rápido, buscando a los delanteros, quienes sacaron réditos de su velocidad, como a los 7, cuando, a espaldas de Tello, Pizzini recibió un pase en profundidad, picó al vacío y lanzó un centro imperfecto que, tras un rebote cayó en los pies de Hernández que, sin pensar, sacó un zurdazo inapelable que se coló en el primer palo, para comenzar a definir la serie. Independiente, ya con la ventaja, en lugar de conformarse con eso, siguió buscando aumentar la ventaja. Cecilio pudo convertir a los 9, pero el palo se lo impidió; aunque lo iba a poder hacer en la jugada siguiente, cuando recibió un buen pase de Pérez, se sacó un rival de encima, eludió al arquero y definió de zurda con el arco libre.

A los 14 minutos, en una acción poco clara, Campaña deja el campo, con un supuesto dolor, y dejó su lugar para Milton Álvarez, que disputaría su segundo partido en la Institución. La clasificación estaba asegurada, y con esa tranquilidad siguió manejando las acciones el Diablo, aunque sin poder clarificar sus insinuaciones. De allí al final se pudo haber convertido algún tanto más, de no ser por el egoísmo de Domínguez, que eligió terminar las jugadas en varias oportunidades, sin suerte, cuando tenía compañeros mejor posicionados para definir.

La planificación del Entrenador fue buena, con el resultado puesto. Los nombres elegidos le dieron la razón. El Chileno Silva fue salida clara permanente, su homónimo Gastón cumplió también, aunque mostrando algunas falencias, y con el ingreso de Pizzini el equipo ganó en velocidad para las transiciones.

Se logró el pase de ronda y habrá que esperar para ver cuál será el próximo rival, si será con Holan o no, aunque se piensa que sí, y serán días de análisis, para seguir pensando en lo que viene, más allá de la Sudamericana.


















Comentarios