El Legado Guardiola.

Pep vive rodeado de éxitos criticados y fracasos inventados.



Josep Guardiola es el artífice del mejor Barcelona de la historia. Hoy el catalán dirige al Manchester City, pero su paso por el equipo de Cataluña dejó la vara tan alta que el entrenador vive expuesto a "fracasar" cada temporada que pasa. ¿Por qué?

Su City ha quedado por tercera vez fuera de la Champions League y los medios activan a la audiencia preguntando si eso es un fracaso de Guardiola. Invitando a responder a quiénes piensan que él está obligado a conquistar Europa cada vez que se disputa dicho torneo.

Atrasa mucho, muchísimo juzgar a los equipos por los resultados de una competición. Sin tener en cuenta los matices e ir de un extremo a otro: de éxito a fracaso. Esto provocó un fusilamiento mediático contra Pep. Celebraron su derrota como un éxito propio.



Tenía 11 años cuando conocí quien era él. Lo seguí en la mayoría de sus partidos. Me nutrí viendo sus equipos. Por eso, tildar de "fracasado" a un técnico que ganó 25 títulos solo logra retratar a quiénes lo llaman así.

Pep creció con Johan Cruyff y probablemente sea el mayor referente en la continuación del legado del Holandés. Aunque él también aporta un sello propio. Nadie que haya trabajado con él puede negar eso. Por ejemplo, en semifinales disfrutamos del excelente fútbol que despliega el Ajax, equipo dirigido por Erin Ten Hag, quién trabajó en su cuerpo técnico cuando dirigía Bayern Munich.

No actuar es un fracaso. No lo es levantarse tras caer. Pep se reinventa cada temporada, cada año, con cada equipo y con cada jugador. Tiene la difícil tarea de convivir con quiénes desean verlo caer. Dijo Bielsa alguna vez: "Cuando perdés a una tendencia morbosa a desprestigiarte, a ofenderte, solo porque perdiste".

Porque tiene billetera grande, porque prefiere la posesión, porque tiene exigencias poco comunes, o hasta porque puso 3 centrales para defender un resultado contra un equipo de mucho menos jerarquía que el suyo. Siempre le encuentran algo. Pero para la desgracia de ellos, Pep lo seguirá intentando. Una y otra vez.

No es invencible ni multiganador cada partido que su equipo juega. Dirige el deporte donde domina la dinámica de lo impensado. Es humano, como todos. No sé como definirlo, pero seguro que la palabra "fracaso" no la utilizaría, porque eso es otra cosa, es no conseguir ser feliz ni siquiera cuando ganas.

- Francisco Rodríguez - Twitter: @FranRodriguez39

Comentarios