Argentina y el mundial Sub-20: Un romance que debe reencontrarse

A las vísperas de una nueva copa mundial Sub-20 en falso nueve repasaremos la gran historia que ha tenido nuestra selección y cómo fue que llegó a ser tan importante como la mayor.
Todo comenzó en 1979, un año después de la conquista de la primera copa del mundo, en la primera participación de Argentina de dicho mundial. Dirigidos por Menotti y comandados por Diego Armando Maradona, comenzaría un romance que tuvo que esperar en seguir gestándose.
Los campeones mundiales 1979
 Argentina ganaba el primer campeonato en su primera participación, se disputó en Japón y la final se la ganó, nada más ni nada menos, a la Unión Soviética que defendía el título conseguido en 1977. 
En ese plantel además estaban jugadores de gran calibre como: Ramón Díaz (Goleador del torneo), Gabriel Calderón, Daniel Sperandío y Juan Simón.

Toda historia de amor tiene su parte triste, o mejor dicho su parte inestable, y comenzaría a darse en el siguiente mundial cuándo se tuvieron que volver en primera ronda. Volver a alzar el trofeo llevaría su tiempo, 16 años para ser exactos, en el medio pasaron 7 mundiales.
En 1983 se quedaron a las puertas de gloria cuando perdieron la final ante su eterno rival: Brasil.
De esos 7 mundiales, en 3 Argentina no se hizo presente. 
En esa etapa pasaron jugadores cómo: Goycochea, Gordillo, Martino, Burruchaga, Islas, Borelli, Simeone, entre otros.

El primer gran reencuentro: 

Argentina no había participado del mundial 1993 debido al comportamiento del equipo en la copa mundial en 1991 jugado en Portugal. 


Qatar sería el lugar de la cita y se volverían a ver las caras aquel trofeo con la albiceleste, cómo un amor que se toma un tiempo y después se vuelven a cruzar, la chispa seguía y comenzaría a ser la era más fuerte de este amor.
El torneo presentaría la oportunidad de revancha en el ámbito de Sub-20 ante Brasil en un nueva final, pero esta vez se quedaría para los argentinos con un victoria por 2-0. Aparecería el nombre del hombre que lograría que este mundial sea casi igual de importante que el de la selección mayor, para casi todos los argentinos, hablamos de José Pekerman, el DT más grande de los juveniles.

El título se revalidaría en 1997, siendo así la tercera selección en ganar 2 torneos consecutivos, jugado en Malasía, y esta vez la final sería ante el otro vecino: Uruguay, con un victoria por 2-1. 
La era más gloriosa de la selección seguiría teniendo buenas actuaciones, aunque en 1999 se quedó afuera en octavos de final, en 2001 el torneo se disputaría en suelo argentino.
El equipo ganó "caminando" el torneo, ganando los 7 partidos disputados. En 2003, mundial jugado en Emiratos Árabes, con Hugo Tocalli como DT, la selección quedaría en el cuarto lugar.

El final de la era dorada

Los mundiales de Países Bajos y Canadá, en 2005 y 2007 respectivamente, serían los últimos grandes momentos del romance entre la albiceleste y el mundial. 

Primero en 2005, con Lionel Messi como estrella y máxima promesa del fútbol argentino, levantaron la 5ta copa eliminando a Colombia en octavos, a España en cuartos, a Brasil en semifinales y a Nigeria en la gran final por 2-1.

Canadá, el lugar dónde se amaron por última vez, con Agüero cómo estrella principal, con grandes polémicas en el partido de Chile, los dirigidos por Tocalli lograron ganar el 6to, y último título por ahora, siendo así la única selección en ganar dos títulos consecutivos en dos ocasiones (1995/1997 y 2005/2007).

De 1995 a 2007 pasaron grandes jugadores del fútbol argentino y mundial cómo: Juan Pablo Sorín, Walter Samuel, Lionel Scaloni, Esteban Cambiasso, Pablo Aimar, JR Riquelme, Gabriel Milito, Maximiliano Rodriguez, Leonardo Ponzio, D'alessandro, Javier Saviola, Mascherano, Zabaleta, Carlos Tévez, Fernando Gago, Messi, Agüero, Sergio Romero, Gabriel Mercado, Banega y Di Maria.

En este era se jugaron 7 mundiales y se ganaron 5 de ellos.

De la debacle hasta la nueva ilusión

En los próximos 5 mundiales, la selección juvenil se vio realmente afectada por las malas gestiones de todo el fútbol argentino, que llevaron a fracasos tras fracasos, tanto en la mayor cómo en la Sub-20, en la cual la gente dejó de confiar, en ambas. Ya no era el romance de aquella época, ya que en 2 citas estuvo ausente, los últimos 2 mundiales quedó afuera en primera ronda y tan sólo en una pudo llegar hasta cuartos de final.
No es que no hubiesen pasado grandes jugadores sino que realmente las irregularidades de AFA rompieron todo lo que se había conseguido durante aquella época gloriosa.

Este 2019 podría ser la oportunidad para que el trofeo, que va de mano en mano sin demostrar un amor inseparable, vuelva a estar envuelta con la bandera de Argentina, la máxima ganadora con seis títulos. ¡Que Polonia sea el lugar del reencuentro!

Por: Quevedo Facundo








Comentarios