Una derrota que lo deja al borde de la eliminación

Rosario Central volvió a mostrar otra pálida imagen en la Copa Libertadores, perdió 2-0 ante Libertad en Paraguay y su clasificación a Octavos de Final pende de un hilo. Los goles los convirtieron Espinoza de cabeza y Recalde.

Central volvió a parecerse al equipo que comandó primero Edgardo Bauza y luego Paulo Ferrari en la noche de ayer por la tercera fecha del Grupo H de la Copa Libertadores. Libertad le ganó 2-0, gracias a los tantos de Matías Espinoza y Jorge Recalde en el el segundo tiempo, y le hizo precio y por la buena actuación de Jeremias Ledesma que más no podía hacer ante un equipo sin ganas. El conjunto de Diego Cocca dejó una imagen deslucida, apático en el juego y muy impreciso en todas sus líneas. Si bien en los primeros 45 tuvo algunas aproximaciones en el área rival, el Canalla prácticamente no inquieto al arco defendido por Martín Silva.
El Canalla se plantó con su 4-4-2 bien corto entre líneas, esperando en campo propio y presionando sobre el balón. También apostó a defenderse desde la posesión. Para ello, con Ortigoza como eje, los auriazules hicieron circular el balón sin apuro tratando de sacarle ritmo al juego. Pero la propuesta fue demasiado light en ofensiva. Zampedri estuvo muy desconectado y Riaño tuvo que retroceder muchos metros para entrar en acción. Y como Central no generó casi nada frente al arco del uruguayo Silva, Libertad se fue acomodando a las circunstancias.
En el complemento, el conjunto rosarino desmejoró notoriamente en relación a la primera parte.Tal es así que a los dos minutos, desde un tiro de esquina, lo madrugaron a través de un cabezazo al primer palo del defensor Espinoza que Ledesma alcanzó a tocar pero ante la cercanía lo sorprendió y no pudo sacarla.
El local seguía atacando y los de Cocca no hicieron pie durante los minutos finales. El arquero Canalla, con varias intervenciones, no permitió que los paraguayos amplíen el marcador y que la historia se convierta en goleada. Pero esa historia iba a cambiar promediando la segunda etapa. Recalde capturó un rebote a 30 metros del arco auriazul, tuvo tiempo de acomodarse dos veces hasta que disparó desde lejos y decretó el 2-0 definitivo con un zapatazo difícil de atajar. Como si el resultado en contra fuera poco, a falta de 10 minutos para el final Marcelo Ortíz vio la tarjeta roja por una patada infantil a un adversario. Allí se esfumó cualquier expectativa, si es que alguien la tenía, de que Central pudiera al menos igualar la historia.
Le salió mal el preservar varios titulares pensando en el partido del domingo ante Independiente por Superliga, donde se necesita sumar para engrosar el promedio y no sufrir la temporada próxima. El mix de unos pocos titulares y varios juveniles por el que apostó Diego Cocca para visitar al equipo Gurmarelo fracasó. Central pisó en falso en el Defensores del Chaco y redujo considerablemente la chance de mantenerse con vida en la Libertadores, ya que hasta ahora apenas sumó 1 punto sobre 9 posibles.
Ahora los cañones están apuntados de lleno al encuentro del domingo a las 13hs por Superliga ante Independiente donde, si no logra la victoria, reservar a los titulares en el torneo internacional más importante de América resultará en vano.

Por Ramiro Ferreyra  (@ramaferreyra13)

Comentarios