Un Clásico de Barrios

En un viernes de pascua inolvidable para los hinchas del Ciclón, San Lorenzo eliminó a Huracán por penales. Tras 180 minutos de cero absoluto en el marcador, el Ciclón logró imponerse en la tanda decisiva. En lo que fue la noche consagratoria de Monetti, que se hizo gigante al taparle sobre el final de partido un penal a Lucas Barrios. Ahora espera por el ganador de Independiente y Argentinos.


El arquero se vistió de héroe sobre el final del partido, donde le tapó un penal a Lucas Barrios que fue clave para la posterior clasificación.

Se puede sufrir tanto? Sí. Como en la ida, el clásico de barrio en otro partido de muy flojo nivel, finalizó otra vez  0 a 0. En Parque Patricios y con Monetti como figura, que le tapó un penal sobre la hora a Barrios y tapó otro en la definición por penales, San Lorenzo clasificó a los octavos de final de la Copa de la Superliga. Fue 4-3 desde los doce pasos y la alegría es toda de Boedo.

La noche del viernes santo sembraba ilusión en todos los corazones quemeros, mas de 40 mil personas que coparon el Tomás Adolfo Ducó, y en los corazones azulgranas, que debían seguir el clásico lamentablemente por cuestiones de nuestro fútbol, desde el otro lado de la pantalla o radio. 
En el primer tiempo hubo mucho estudio y disputa por la posesión y pocas situaciones de riesgo .En el arranque Huracán fue superior. Con la velocidad e intensidad que le imprimía sobre las bandas, con Chávez y Briasco, tomó las riendas del partido, asustaba con centros cruzados y San Lorenzo corría desde atrás y no lograba tener la posesión. Sin embargo, sin que Monetti llegue a tener que actuar, a partir del minuto 21 llegó la reacción de la visita, aunque con un problema repetido: la falta de definición y profundidad.
Castellani primero intentó desde afuera, luego Barrios disparó desde el área grande y sobre el final Rentería, de nula participación, tuvo una doble chance: a los 40 ganó por arriba pero cabeceó por encima de travesaño y en la última del primer tiempo, tras un rebote, se la sacó un defensor cuando la pelota tenía destino de gol. No fue claro, para nada, pero el equipo de Almirón terminó un poco mejor luego del mal comienzo, aunque se notaba muchísima la ausencia de un nueve de área, y dependía exclusivamente de lo que pudiera desbordar Nahuel Barrios por la banda izquierda. Por el lado del Globo mostró una mejor imagen en el balance de esa primera parte, porque el ingreso de Auzqui (en la ida había jugado Toranzo) le dio más vértigo. Tanto, que el exfutbolista de River resultó el hombre más preciso del local. Pero la poca efectividad en el área le restó posibilidades a Huracán, más allá de un cabezazo de Alderete a los tres minutos.
El segundo tiempo se asemejó más al inicio del partido que a la cara que mostró al final de la primera parte. Huracán tomó las riendas del partido y San Lorenzo no complicaba a Pellegrino, el arquero del Globo. El cansancio golpeó en las ambiciones de uno y otro. Auzqui ya no desbordó para Huracán y Barrios quedó cada vez mas solo en los intentos del visitante, aunque protagonizó el duelo personal más entretenido de la noche con Pablo Álvarez.
La primera llegada de la segunda parte llegó recién a los 26 minutos, cuando Gamba recibió de Lucas Barrios y sacó un disparo que encontró bien parado a Monetti.
El último cuarto del clásico fue más nervios e imprecisión que capacidad para poder superar al rival. De hecho, prácticamente no se atacaron e incluso Almirón puso a Gonzalo Rodríguez en lugar de Román Martínez faltando diez minutos para cerrar la persiana.
Y cuando parecía que todo se terminaba sin emociones, a los 41 minutos del segundo tiempo Pitana, que se había llevado una llamativa ovación de la hinchada del Globo en la previa, tomó protagonismo al juzgar un polémico penal de Coloccini sobre Lucas Gamba. La chance de ganar y eliminar a San Lorenzo estaba a un paso. Todo era felicidad en Huracán, impensado a esa altura. Y en medio de la resignación de la visita, y euforia del publico local, llego la reivindicación de Monetti, el  arquero azulgrana que esperó hasta último momento el remate de Lucas Barrios, voló hacia su derecha y la mandó al córner. Otro empate sin goles en la revancha y a los penales…

Clásico de Barrios. Lucas Barrios erró los dos en Huracán (uno en los 90' y otro en la definición).
Nahuel Barrios, por otra parte, erró el suyo en la definición en San Lorenzo.

De la definición. Cinco para cada uno, mano a mano se jugaban el pase a la siguiente fase, en un clima de total nerviosismo. Metido el primer penal por ambos equipos, Lucas Barrios quiso asegurar su revancha, pero el remate se fue desviado pegando en el travesaño, y le permitió a Gonzalo poner en ventaja al Ciclón. En el cuarto de la definición, cuando Roa acomodó la pelota, Monetti decidió confirmarse como el héroe de la noche. Otra vez a su derecha para despejar con las palmas de su mano y dejar a San Lorenzo al borde de la clasificación. Para definir, el Perrito Barrios, y la esperanza volvió a surgir,  le regaló su oportunidad a Fernando Pellegrino. Pero sin más vuelta, el colombiano Rentería cruzó su remate para meter a San Lorenzo en la próxima fase.
 Para el Ciclón, anotaron: Reniero, Gonzalo Rodríguez, Loaiza y Rentería (Pellegrino le contuvo el tiro a Nahuel Barrios). En el local, anotaron Lucas Gamba, Pablo Álvarez y Omar Alderete.
Ahora, el Ciclón se medirá en octavos con el ganador de la serie que enfrenta a Independiente y Argentinos Juniors (definen el domingo en Avellaneda; el Bicho triunfó 3-2 en la ida).


Autor: Franco Figallo

Comentarios