De la mano del Ciudadano Son

Ayer se disputó el partido de Ida de la llave de cuartos de final entre el Tottenham y el Manchester City. La victoria fue para los locales por 1 a 0,  que estrenaron su estadio con un triunfo en Champions. 



Son marcando su primer gol en Champions League. 
Fuente: @el mundo

Pochettino dio un gran paso hacia semifinales y visitará a los citadinos con un resultado favorable bajo el brazo. A pesar de la lesión de su estrella Harry Kane, el Argentino movió bien las fichas desde el banco y permitió que su equipo mantuviera la misma intensidad que portó en la primera mitad.

Por el lado de los visitantes, fue inentendible el planteo de Pep Guardiola que dejó en el banco a su mejor circulador de pelota, Kevin de Bruyne. Eso lo sufrió desde un principio ya que el City no tuvo la profundidad de siempre. 


Hubo un partido antes del penalti fallado por Agüero y otro después, con un punto de inflexión tempranero a los 10 minutos. Hasta entonces, Manchester había sido mejor, dominando el balón y encontrando a Silva entre líneas para dar continuidad a su fútbol. Pero entonces llegó la mano de Rose en el área que cortó un remate de Sterling tras una fenomenal gambeta. El VAR avisó a Kuipers y el árbitro holandés concedió el penalti tras revisar la jugada en el monitor.
Sergio Agüero fue el encargado de patearlo pero su tiro no fue lo suficientemente esquinado e hizo lucir a Hugo Lloris que le dió vida a los Londinenses. 

La atajada del Francés lo cambió todo. El Tottenham se liberó de su nerviosismo y se lo trasladó al City. Pochettino, desde el banco, también ayudó: desplazó a Son a la derecha y bloqueó las incorporaciones del ayer lateral Delph  para generar superioridades en la zona interior. 
Bernardo Silva desapareció de repente del relato del encuentro y como ni Gündogan ni Mahrez se colocaban bien para recibir la pelota, los locales comenzaron a interceptar balones en zonas peligrosas para los de Guardiola. Manchester, atascado en ataque, al menos mantenía la efectividad atrás. Sólo se permitió un despiste que Kane, con un remate de media vuelta, no supo aprovechar por una demostración de reflejos de Ederson. Fue bastante más de lo que hizo el City, apenas amenazante en dos disparos lejanos de Agüero.

En la segunda mitad, zurdazos consecutivos de Sterling y Son alimentaron una esperanza de descontrol que no llegó a materializarse. El torrente futbolístico de los dos equipos regresó enseguida al cauce inicial, estrecho y de escasa creatividad. La fea lesión en el tobillo de Kane, después de un pisotón con mala intención de Delph, pareció limitar las opciones del Tottenham. Hasta que el héroe coreano surgió para amargarle la noche a Guardiola.

El elenco Londinense jugará la vuelta el martes que viene con la esperanza de mantener la ventaja y lograr un pase a semifinal tras 35 años sin lograrlo.
Manchester contará con la localía y suponemos que con un equipo más compacto al que estamos acostumbrados a ver en acción. 


Iván Sánchez 
TW: @napoleonico14


Comentarios