El Sabalero pisa fuerte en tierras lejanas

Por la primera fase de Copa Sudamericana, Colón derrotó 3 a 0 a Deportivo Municipal con una descollante actuación del Pulga Rodríguez. Llave casi definida para el conjunto de Pablo Lavallén que consiguió su primer triunfo al frente del plantel. 

¡En Perú hubo fiesta al ritmo de Los Palmeras! Es que, en la noche de ayer, Colón dio una cátedra de fútbol y terminó goleando al Deportivo Municipal que llegaba con la confianza de levantar un 2 – 0 frente al poderoso Alianza Lima.

A sabiendas de esto, y del presente que le toca transitar al Sabalero por Superliga, “el Muni” salió a la cancha esperando que los visitantes salgan a esperar la propuesta del rival. Sin embargo, el conjunto dirigido por Pablo Lavallén tomó rápidamente las riendas del juego. Con un doble 5 muy sacrificado y con buen manejo de pelota gracias a las actuaciones de Guillermo Celis y Fernando Zuqui, el Rojinegro comenzó a hacerse protagonista del partido.

De todas formas, los acercamientos a los arcos se hacían esperar. El partido se disputaba en el medio y por parte del conjunto de Santa Fe las ideas se les terminaban cuando pasaban los 3/4 de cancha hacia adelante. El conjunto dirigido por el “Chino” Rivera sólo intentaba ahogar las pretensiones del Sabalero y abusaba del pase largo y pelotazos hacia sus delanteros Ricardo Buitrago e Iván Bulos.

La primera emoción del partido llegó casi cuando se estaba cerrando el telón de la primera etapa. En un ataque desordenado y aislado, Luis Miguel Rodríguez llegó exigido a tomar un balón que se iba por la banda izquierda y casi como por arte de magia, se dio vuelta, levantó la mirada y percibió la diagonal que estaba emprendiendo Marcelo Estigarribia para lanzarle un pase teledirigido que con un control de pecho sorteó al arquero y con un toque sutil mandó la pelota al fondo de la red.



Con esa imagen terminó el primer tiempo. Al salir al campo de juego para disputar los segundos 45 minutos, Deportivo Municipal salió a atropellar a un Colón que se lo veía un tanto desordenado y temeroso. De todas formas, no hubo acercamiento alguno que lleve peligro al arco de Leonardo Burián que a éstas alturas era un espectador de lujo.

Hasta que “el mago” volvió a frotar la lámpara a los siete minutos del complementario: tras una vaselina de Christian Bernardi para Zuqui que estaba en la puerta del área grande, éste le cedió el balón con la cabeza al Pulga, que controló el mismo sin dejar que toque el suelo y remató sin darle posibilidades al arquero “municipal”.

La historia parecía estar sellada tras el segundo gol, pero el DT local realizó tres cambios que sorprendieron a propios y extraños. Tras esto, el conjunto peruano tuvo bastante más el dominio de la pelota y llegaba al arco que defendía Burián a los empujones teniendo varios remates de larga distancia que llevaron peligro. De todas formas, seguía siendo más el conjunto capitaneado por Guillermo Ortíz.

No tardó mucho en plasmarse definitivamente en el marcador, es que a los 25 minutos llegaría el tercer gol del encuentro. Tras una buena combinación entre Bernardi y Rodríguez, éste último asistió de manera perfecta al ex jugador de Instituto de Cordoba para que selle el marcador definitivo.

De más estuvieron los minutos posteriores, Colón hubiera podido marcar uno o dos goles más de habérselo propuesto y si hubiera tomado las decisiones correctas, pero no fue así. El reloj siguió corriendo y sólo hubo tiempo para ver errores por parte del conjunto peruano y contras que no tuvieron éxito por parte del conjunto argentino.

Tras éste resultado, el conjunto dirigido por Pablo Lavallén se sitúa en una muy buena posición respecto al encuentro de vuelta que deberá disputar el día 16 de abril próximo. Por lo pronto, según lo dicho por los jugadores y el técnico, hay que poner las pilas en el encuentro de la próxima fecha de Superliga frente a San Lorenzo de Almagro para levantar cabeza en la liga doméstica.  

Comentarios