El mejor volvió para integrarse.

Lionel Messi volvió al Seleccionado tras el Mundial. Pero ahora le tocará a él integrarse. Mi opinión, acá:



8 meses y 261 días pasaron para que el mejor jugador del mundo vuelva a ponerse el buzo de la Selección. Pasó mucho tiempo desde aquél mal trago en Rusia y desde entonces, todo cambió.

Cuerpo técnico, compañeros, ideales futbolísticos, etc. Messi en su vuelta enfrenta algo totalmente distinto a lo que dejó en el Mundial. Ideales y esperanzas fundadas en cabezas inexpertas que lo esperaban a él para ponerse en marcha.

El Capitán deberá integrarse a un grupo humano totalmente nuevo. Donde abunda la juventud y hay jugadores de distintos puntos del mundo. Eso para Leo es un desafío. Un lindo desafío que deberá encarar. Porque para el beneficio de él, este plantel tiene muchos jugadores posibles socios y acorde a su juego. Con bastantes condiciones para rodearlo.

Quizás lo peor que pudo haber hecho un técnico fue consultarle todo a Messi. De alguna manera, eso condicionó al 10. Y cualquier adversidad pudo haber sido malinterpretada por su cabeza y así sentirse culpable. Cuando él no lo es. Leo no nos debe nada.

Se trata de rodearlo bien, de buscarle socios, y hasta alguna "competencia" o alternativa en su puesto. Por más sorpresivo e impensado que suene. Durante muchos años creímos que Messi era la salvación del equipo, cuando Argentina tiene altísimos niveles futbolísticos en sus jugadores. Y esto terminó afectándolo a él y a todos. ¿Privarse de un mago como él? nadie lo merece.

Ahora todo es distinto, los jugadores sienten que pueden cambiar muchas opiniones respecto a la Selección y que la gente vuelva a enamorarse. Para eso, necesitaban un líder. Lo verdaderamente llamado líder. Messi tiene que integrarse a un plantel que lo espera con los brazos abiertos.

- Francisco Rodríguez - Twitter: @FranRodriguez39

Comentarios