La partida de dos ídolos del Decano

Atlético Tucumán sufrió dos bajas importantes en los últimos días; se trata de la salida de Guillermo Acosta y Luis Miguel Rodríguez, el máximo ídolo de la institución. Sus destinos son Lanús y Colón de Santa Fe, respectivamente. 


   El pase del “Bebé” se hizo por US$ 1.200.000, dejando  un total de US$ 800.000 para el club. Por su parte, el del “Pulga”, se concretó en US$ 400.000, con un neto de US$ 310.000. En total, Atlético recaudo US$ 1.100.000, lo que provocó cierto inconformismo en los hinchas, ya que se trata de la salida de dos ídolos del club, y se cree que se pudo haber sacado más dinero.

   Si bien es un golpe duro en lo anímico y en lo futbolístico, Enrique Salvatierra, vicepresidente primero de Atlético, confesó en una conferencia dada ayer que Zielinski no pidió refuerzos por el momento para remplazar las bajas. Además, dijo que la idea no era vender a nadie más, salvo que llegue una oferta que sea muy beneficiosa para el club.

   Por último, hay varias teorías que andan dando vueltas con respecto a la partida de Acosta y Rodríguez. La primera y la más fuerte tiene que ver con cuestiones políticas; casualmente, los dos jugadores se afiliaron recientemente al PJ de Tucumán. Se habla que José Alperovich, ex gobernador de la provincia, era quien mantenía los sueldos  de los jugadores. Entonces al estar afiliados al PJ, estaban más cerca de Juan Manzur, actual gobernador de la provincia. La relación entre los dos políticos no es la mejor, por lo que todo lleva a pensar que Alperovich dejó de aportar y el salario de los futbolistas disminuyó. La otra, es simplemente por una cuestión futbolística. El mismo Pulga se encargó de hacer hincapié en esta misma: “Fue una  propuesta concreta, quiero ver de lo que puedo ser capaz en Colón”. Además, en la conferencia Salvatierra e Ignacio Golobiski, vice segundo, aseguraron que los traspasos no tienen que ver con cuestiones políticas.


Juan Manuel Vittar.
@Juanma_Vittar99

Comentarios