Una enfermedad llamada fútbol Argentino.

El Superclásico que todos esperábamos disfrutar fue brutalmente golpeado por la realidad de un país, el nuestro.



La realidad golpeó de nuevo, eliminó el espíritu deportivo de los futbolistas para ingresar a la cancha y hacer un buen partido. Seguramente entendieron todo lo que cada equipo se jugaba, y también, todo lo que se arriesgaban.

Momento de pensar, de reflexionar. ¿Qué estamos haciendo mal?, ¿Es ésta la pasión de la que tanto se habla?. Los jugadores tienen miedo, porque antes que nada son personas. Seguramente, ambos planteles temían lo que podía suceder si se jugaba el partido en ese estado de locura.

¿El hincha, que reacción tiene?, ¿Cuántos repudian esto y cuántos lo consideran parte del folclore?. La mujer pegándole pirotecnia en el cuerpo a su hija, las personas robando entradas a la salida del estadio, los apedreadores al micro de Boca, etc. Nenes llorando al ingreso y a la salida del estadio, lágrimas que nunca tuvieron que haber estado en sus caras. Vivimos en un estado de locura enorme, y pretendemos que un partido nos salve la vida y si no pasan cosas como las que vivimos el sábado.

Conmebol nos tuvo a todos dando vueltas, reuniones interminables, cambiando horarios, sus redes sociales decían una cosa y sus dirigentes en el estadio otras. Les quedó enorme la organización del partido. Que por cierto, pintaron como "la final del mundo". Se resguardan diciendo "Culpa de 15 inadaptados", es verdad señores, pero si las cosas hubieran estado en orden, esos 15 ni siquiera tuvieron que haber visto el micro de Boca.

¿Y ahora? Angelici y D'onofrio defendiendo sus intereses, reuniéndose el martes en Conmebol. La idea de transmitir un partido en paz y dejando atrás el eslogan de la final del mundo llegó tarde, sobre la hora. Nadie habla sobre tácticas o estrategias, ni de cuántos volantes o delanteros dispondrán Guillermo y Gallardo el día del partido. Todos hablan de la seguridad, del miedo, del temor. ¿Que demuestra eso? Que la pelota está manchada, y enferma con la dura enfermedad del fútbol Argentino.

- Francisco Rodríguez - Twitter: @FranRodriguez39

Comentarios