Se enojó Chimino.

Christian Chimino, jugador de Huracán, afirmó que el partido entre San Lorenzo y el Globo no se jugó por un capricho.



El defensor explicó que estaba dado todo para que se juegue y que el reglamento decía que debía disputarse 24 o 48 horas después de la primera postergación del partido entre Boca y River por la segunda final de la Copa Libertadores.

Además, “ Hay muchos que tienen privilegios. La seguridad había dicho que si y después no se jugó. Si no queres jugar es por algo”, expresó el defensor del conjunto de Parque Patricios.


Todavía no se sabe cuándo se jugará el clásico, aunque la Superliga quiere que se juegue el 20 de enero del 2019.

Kevin Flores

Comentarios