Doha, una sede inesperada


Tras el escandaloso fin de semana y una reunión que parece haber complicado más aún las cosas, surgió una posible sede, para disputarse la Gran Final, que sorprendió a todos: La capital de Qatar.  




En Conmebol ya no importa tanto el espectáculo, cada vez entra más en juego los intereses políticos y económicos. Siendo, Doha, la primera opción que manejan en Conmebol.  

Todo indica que los jeques ya se contactaron con Domínguez y están dispuestos a pagar una cifra millonaria a cambio de que River y Boca jueguen en su capital.  

Por el momento, desde los clubes no están conformes: El presidente del Xeneize pidió los puntos, aunque muchos hinchas desean dar la vuelta en el Monumental. Por el lado de River no quieren perder la localìa.

Recordemos que, en 2020, se jugará el Mundial en Qatar, y esto le serviría para mostrar que está preparado. En 2016, la SuperCopa de Italia, también, tuvo lugar en dicho país.  

La cuestión que incentiva a jugarse allá es que hace unos días Qatar Airways firmó contrato con el ente del fútbol sudamericano y, además, es el actual sponsor de Boca Juniors.  

Como se explicó en notas anteriores, hay un calendario muy ajustado, por lo tanto, de jugarse allí el campeón estará a solo 550 kilómetros de Abu Dhabi.  

¿Qué tenes que saber de Doha? Queda a 13 mil kilómetros de Buenos Aires y fue fundada en 1825, convirtiéndose en capital recién en 1916. Luego de la segunda Guerra Mundial explotó sus riquezas (petróleo y gas), dejando de ser una ciudad tan pobre. Su economía empezó a crecer en 1971 cuando lograron la independizarse de Inglaterra. Al situarse en la península arábiga las temperaturas invernales son altas: 40º de máximo y 20º de mínima.

El encuentro tendría lugar en el estadio Internacional Khalifa, el cual fue reinaugurado en 2017 y cuenta con una capacidad de 68 mil espectadores.

Si bien falta confirmación, lo que ya se sabe es que se disputará en el exterior. Haciéndose cargo, Conmebol, de los gastos de traslados y hospedaje de 40 personas por delegación.


Texto: Antonella Ceci (@Ceci_Anto)

Comentarios